×
Cadena 3

Biografías y memorias

Mario Pereyra, en palabras de Rony Vargas

En su libro "Soy Rony Vargas, la autobiografía", el locutor de Cadena 3 lleva al lector en un viaje a través de postales de su vida y da cuenta de la importancia de su compañero incansable para lograr su sueño: hacer radio.

01/11/2021 | 06:30

Para cualquier oyente o lector de Cadena 3, se hace imposible hablar de Rony Vargas sin pensar en su entrañable amistad con Mario Pereyra, el locutor más influyente de Córdoba y del país, fallecido hace un año por la pandemia de coronavirus. 

En su libro "Soy Rony Vargas, la autobiografía", el locutor de la radio más federal del país lleva al lector en un viaje a través de postales de su vida, que dan cuenta de una trayectoria aún más larga y trascendental de la que creemos conocer. 

Allí, explica además la importancia de Mario Pereyra, su compañero incansable, para lograr su sueño: hacer radio. Y cómo lo lograron.

La historia de Rony Vargas y de Cadena 3 es la historia de dos jóvenes sanjuaninos que demostraron cómo "un sueño de amigos de verdad" se convirtió en la cadena de radio más grande del país, formando un vínculo indeleble con miles de oyentes de todos los rincones de la Argentina, durante más de 50 años. 

Rony Vargas conoció la radio con 8 años. A los 13, ya era locutor en los actos de su escuela en Caucete, San Juan. A los 17, llegó por primera vez a la radio, a la vez que era maestro y director de la escuela rural de Divisadero. A los 30, ingresó a Radio Colón, ya de la mano de su compadre, Mario Pereyra. De ahí no pararon. 

Mario Pereyra (...) más allá de ser la figura con mayúsculas de la radiofonía argentina, es sinónimo de amistad, también con mayúsculas

Rony Vargas

En 1980 llevaron a la realidad su sueño de hacer una radio "que mantuviera una relación visceral con la gente". Así nació LV3 Córdoba, que finalmente en 1997 se convirtió en Cadena 3 Argentina, que potenció exponencialmente la llegada de la radio cordobesa al mundo. 

En ese camino, Mario sería la persona en quien Rony siempre confió: "Mario Pereyra es una persona sumamente seria y responsable (...) por aquel entonces la necesidad nos obligaba a hacer de contadores, mensajeros, gerentes o lo que hiciera falta (...) Nunca hubo necesidad de firmar un papel, siempre fue todo de palabra, y al dinero nos lo repartíamos equitativamente una vez terminado el espectáculo", recuerda Rony, en un capítulo de su libro exclusivamente dedicado a su compañero de radio.

Una amistad como pocas, que Rony califica como de verdaderos "compadres". El locutor y autor describe, además, cómo era el vínculo único que los unía.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

"Mario Pereyra ha sido para mí muy trascendente y nos hemos manejado como familia; sus hijos me dicen tío y mis hijos le dicen tío a él, además es padrino de uno de los míos. Puedo decir que entre nosotros hay una afinidad muy particular, que se refuerza por el hecho de conocernos toda la vida", señala. 

"Sin exagerar digo que lo nuestro es una verdadera hermandad, nos conocemos profundamente, sumado al respeto que sentimos por la manera de pensar del otro (...) Entre nosotros existe una simbiosis especial". 

Cómo nació la Cadena 3: apostando todo a un sueño 

Según cuenta Rony en su libro, en 1980 las autoridades de LV3 los llamaron (a Mario y a él) para formar parte de la radio. Ambos tenían ya hijos grandes, y Rony contaba con 15 heladerías en San Juan. Dedicarse a hacer radio exclusivamente en Córdoba era una apuesta grande. 

"No es fácil empezar de cero cuando se tiene más de 40 años", resalta Rony en su libro, pero "con valentía y mucha audacia", decidieron probar suerte una vez más en Córdoba. 

A los pocos meses, sus programas ya eran un éxito. "Nosotros entendíamos la radio de otra manera", explica. 

Por qué leerlo

Desde anécdotas imperdibles, como su aventura en Ecuador, cuando dejaron todo para apostar a un programa en otro país (una aventura que salió muy bien, en parte por la confianza que se tenían Mario y Rony), hasta reflexiones sobre lo que significa hacer radio en Argentina, el libro es un reflejo de la vida y personalidad de Rony Vargas. 

En palabras de Rony Vargas, Mario fue, antes que un gran comunicador, un gran amigo. 

"Mario Pereyra -alma de comunicador- intenta buscar la perfección en todo momento. Más allá de ser la figura con mayúsculas de la radiofonía argentina, es sinónimo de amistad, también con mayúsculas, para quien escribe estas palabras". 

Como dijo Jairo, sobre la vez que Rony transmitió por radio su salto en paracaídas: ¡Viva la radio, viva la vida". Y viva la amistad que genera grandes cosas.

Te puede interesar

El ciclo de lectura Bardos presenta tres libros de poemas

Jean Maggi, una vida rompiendo límites

Tres libros para conocer quién fue Juan Manuel Fangio

Lo último

El ciclo de lectura Bardos presenta tres libros de poemas

Un libro revisa el gobierno de Menem 20 años después

Damián Betular presentó su libro: "Siento un gran orgullo"

Jean Maggi, una vida rompiendo límites