×
Cadena 3

Día de la Tradición

El Martín Fierro de José Hernández y el ser argentino

Por Esteban "Tito" Dómina.

10/11/2021 | 07:00

Esteban Dómina

Esteban Dómina

El 10 de noviembre se conmemora el Día de la Tradición porque ese día, en 1834, nació José Hernández, autor del Martín Fierro, obra cumbre de la literatura nacional. 

Además de periodista y poeta, Hernández fue un entusiasta defensor de la causa federal. Al respecto, bien podría decirse que la suya fue una pluma política, para nada neutral, comprometida con los tiempos que corrían en aquella Argentina de la segunda mitad del siglo 19.

En 1870, tras la fracasada revolución de Ricardo López Jordán —caudillo federal entrerriano— Hernández debió exilarse en Brasil. Regresó en 1872; recluido en el Gran Hotel Argentino de Buenos Aires, escribió su obra más inspirada: “El gaucho Martín Fierro”. La excelsa pieza literaria, más allá de su tono costumbrista y sentencioso, encierra una denuncia incisiva en sus versos. Fue concebida como un ardid poético de excelencia para dar visibilidad al gaucho, arrollado por el avance inexorable de una modernidad impiadosa con aquel habitante de las pampas. Hernández habla por boca de Fierro: le hace decir lo que dicho con menos estilo y calidad artística no hubiera tenido la gran repercusión que tuvo la obra convertida en éxito editorial.

Una segunda revolución jordaniana, que apoyó como a la anterior, lo devolvió al exilio. Regresó al país durante la presidencia de Nicolás Avellaneda, cuando despuntaba la visión progresista de la Generación del ‘80 de la que tomó debida nota como quedó plasmado en “La vuelta de Martín Fierro”, la segunda parte que tiene un tono distinto, más reposado, y que tuvo tanto éxito como la primera.

En los últimos años de su vida siguió entreverado en la política, como diputado y senador del Partido Autonomista en la Provincia de Buenos Aires. Murió el 21 de octubre de 1886, a los 52 años de edad. “Ha muerto el senador Martín Fierro”, titularon los diarios de Buenos Aires, aludiendo a la entrañable simbiosis del poeta con su creación.

Muchos autores trataron de imitarlo e incursionaron en el género gauchesco, alumbrando nuevas historias y personajes. Sin embargo, ninguno alcanzó la notoriedad y el arraigo popular de Martín Fierro, el gaucho argentino por antonomasia. Incluso, la obra desató un contrapunto entre dos grandes escritores argentinos: mientras que para Leopoldo Lugones el “Martín Fierro” era el libro nacional y ayudó a instalarlo como tal, para Jorge Luis Borges no reunía esa condición, aunque no le restó mérito literario.

Con el paso del tiempo, se trató de edulcorar la causticidad y sentido interpelante de la obra primigenia, aunque sin acallar el grito de rebeldía y bronca del personaje que la inspiró:

“Para él son los calabozos/para él las duras prisiones/en su boca no hay razones/aunque la razón le sobre/que son campanas de palo/las razones de los pobres”.

Te puede interesar

Fernández Díaz relata el camino de peronista a opositor

Libro revela el potencial de la energía nuclear en Argentina

Lo último

Murió la escritora española Almudena Grandes a los 61 años

La teoría conspirativa que desató la Segunda Guerra Mundial

El misterio que nadie supo resolver en más de 350 años

Tres tips para ser más creativos, de Facundo Arena