×
Cadena 3

A meses de ser papá

Abel Pintos recomendó dos libros sobre padres e hijos

El cantante compartió con sus seguidores de Instagram los títulos que lee a lo largo del año. Entre ellos, un par que lo conecta con el hecho más importante en su vida: Agustín, su primer hijo.

22/07/2021 | 07:00

Abel Pintos fue padre por primera vez hace apenas nueve meses y compartió con sus seguidores de Instagram algunas de sus lecturas de este año. 

Casualmente, dos de ellas se relacionan con una temática que atraviesa al cantante: la relación entre padres e hijos. 

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Una de ellas es el conmovedor relato de un padre y una hija adolescente que se conocen por primera vez. El otro, una  desgarradora historia de una persona que recuerda a su madre, una mujer incapaz de estar allí cuando lo necesitó y cómo esa relación impactó en su vida.

"Ser feliz era esto", de Eduardo Sacheri

Una historia sencilla, de prosa simple, pero que no por eso menos cautivadora. Todo comienza cuando Sofía, una joven de 14 años, se queda sola en el mundo y recurre a la única persona que le queda: Lucas, su padre, un escritor introvertido y solitario que acaba de enterarse que tiene una hija.

La llegada de Sofía le mueve el mundo y al principio no reacciona de la mejor manera. Los roces no se hacen esperar, menos con una adolescente como Sofía.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

Juntos enfrentarán diferentes vaivenes que irán develando distintos secretos de los personajes. Con el tiempo desarrollarán una afinidad y complicidad, que será su mayor tesoro ante las heridas del desamor y la vergüenza.

Eduardo Sacheri cuenta en este libro cómo va creciendo la relación padre-hija con su forma típica: haciendo algo maravilloso desde el relato de lo cotidiano y tocando más de una fibra sensible.

La narración cuenta con toques de humor y bellísimas reflexiones, todo a partir de diálogos entre los dos, narrados en tercera persona. Una historia tierna, llena de sube y baja emocionales y personajes altamente queribles.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, de Tatiana Tibuleac

Un pintor con bloqueo artístico, Aleksy, redescubre la relación con su madre luego de que su psiquiatra le recomiende dejarse sacudir emocionalmente por esos recuerdos para volver a despertar su inspiración.

Aleksy vuelve entonces a ser el niño de su infancia y viaja por su memoria al último verano que pasó con su madre, antes de que esta falleciera por cáncer. 

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

La experiencia da lugar a emociones que había enterrado hacía tiempo: ira, frustración y pánico en la voz de un pequeño que ruega a su madre que pelee una última batalla por él.

Tibuleac introduce una historia crudísima, narrada a partir de los recuerdos de la preadolescencia del personaje. La narración está en formato de testimonio que adentra al lector en la intimidad del personaje y brinda una fuerza narrativa muy atrapante. 

Te puede interesar

Ganaron el premio Planeta de la Novela bajo un pseudónimo

Cinco libros para regalar para el Día de la Madre

Un popurrí de Sacheri para disfrutar de sus mejores facetas

Lo último

Murió el escritor Robin Wood, creador de Nippur de Lagash

Ganaron el premio Planeta de la Novela bajo un pseudónimo

América Latina: un continente que no deja de sangrar

Alconada Mon entrevista a 25 referentes del mundo