×
Cadena 3

Ficción que parece real

Qué dijo Margaret Atwood tras el fallo del aborto en EE.UU.

La autora de "El cuento de la criada" habló sobre esto unos días antes de que saliera el fallo de la Corte en un artículo que tituló “Yo inventé Gilead, ahora la Corte Suprema lo está haciendo realidad”. 

30/06/2022 | 07:00

Margaret Atwood, autora de "El cuento de la criada", el libro del que todos hablan tras el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que deslegaliza el aborto, habló sobre esto unos días antes de que saliera el fallo de la Corte en un artículo que tituló “Yo inventé Gilead, ahora la Corte Suprema lo está haciendo realidad”. 

El texto completo, en español 

En los primeros años de la década de 1980, estaba jugando con una novela que exploraba un futuro en el que Estados Unidos se había desunido. Parte de ella se había convertido en una dictadura teocrática basada en los principios religiosos y la jurisprudencia puritana de Nueva Inglaterra del siglo XVII. Situé esta novela en la Universidad de Harvard y sus alrededores, una institución que en la década de 1980 era famosa por su liberalismo, pero que había comenzado tres siglos antes principalmente como una escuela de formación para el clero puritano. 

En la teocracia ficticia de Gilead, las mujeres tenían muy pocos derechos, como en la Nueva Inglaterra del siglo XVII. Versículos de la Biblia fueron escogidos y se interpretaron literalmente. En base a los versos reproductivos en Génesis, específicamente los de la familia de Jacob, las esposas de los patriarcas de alto rango podían tener esclavas, o “siervas”, y esas esposas podían decirles a sus maridos que tuvieran hijos con las siervas y luego reclamar los niños como suyos. 

Aunque finalmente terminé esta novela y la titulé El cuento de la criada, dejé de escribirla varias veces porque la consideraba demasiado exagerada. Tonta de mí. Las dictaduras teocráticas no se encuentran sólo en el pasado distante: Hay un número de ellas en el planeta hoy. ¿Qué impide que Estados Unidos se convierta en uno de ellos? 

Por ejemplo: ahora estamos a mediados de 2022, y nos acaban de mostrar una opinión filtrada de la Corte Suprema de los Estados Unidos que anularía la ley establecida hace 50 años con el argumento de que el aborto no se menciona en la Constitución, y no está  “profundamente arraigado” en nuestra “historia y tradición”. Lo cual es suficientemente cierto. 

La Constitución no tiene nada que decir sobre la salud reproductiva de las mujeres. Pero el documento original no menciona a las mujeres en absoluto. 

Las mujeres fueron excluidas deliberadamente del sufragio. Aunque uno de los lemas de la Guerra Revolucionaria de 1776 fue “No hay impuestos sin representación”, y la idea de "gobierno por consentimiento de los gobernados", también se consideraba algo bueno, las mujeres no debían ser representadas ni gobernadas por su propio consentimiento, solo por apoderados, a través de sus padres o maridos. Las mujeres no podían consentir ni negar el consentimiento, porque no podían votar. Ese siguió siendo el caso hasta 1920, cuando se ratificó la Decimonovena Enmienda, una enmienda a la que muchos se opusieron firmemente por ser contraria a la Constitución original. Como era en aquel entonces. 

Las mujeres no fueron consideradas personas según la ley estadounidense durante mucho más tiempo de lo que han sido personas. Si empezamos a derrocar la ley establecida usando las justificaciones del juez Samuel Alito, ¿por qué no derogar el voto de las mujeres? 

Los derechos reproductivos han sido el foco de los recientes altercados, pero solo se ha visto una cara de la moneda: el derecho a abstenerse de dar a luz. La otra cara de esa moneda es el poder del estado para evitar que te reproduzcas. La decisión Buck v. Bell de la Corte Suprema de 1927 sostuvo que el estado puede esterilizar a las personas sin su consentimiento. Aunque la decisión fue anulada por casos posteriores y las leyes estatales que permitían la esterilización a gran escala han sido derogadas, Buck v. Bell todavía está en los libros. Este tipo de pensamiento eugenista alguna vez se consideró “progresista”, y en los Estados Unidos se llevaron a cabo unas 70.000 esterilizaciones, tanto de hombres como de mujeres, pero sobre todo de mujeres. Así, una tradición “muy arraigada” es que los órganos reproductivos de las mujeres no pertenecen a las mujeres que los poseen. Pertenecen sólo al estado.

Te puede interesar

Aborto en EE.UU: el libro del que todos hablan tras el fallo

Miles de escritores piden terminar esta "guerra insensata"

Nueva York lanza campaña para dar acceso a libros prohibidos

Lo último

Quién es Salman Rushdie, el escritor que irrita a los gobiernos y fue apuñalado

Tres obras del provocador Salman Rushdie, amenazado de muerte por Irán

Abrieron las inscripciones a la Maratón Nacional de Lectura de Fundación Leer

Quién es César Aira, el argentino más veces nominado al Nobel de Literatura