×
Cadena 3

Más allá de la literatura

El juego de Camila Sosa Villada en las redes sociales

Asegura que cada día es más consciente de su exposición en Twitter, donde enfrentó a la diputada Amalia Granata, publica fotos eróticas y hasta causó revuelo cuando contó una altercado en Migraciones.

12/04/2022 | 07:00

Camila Sosa Villada dice que no podría hacer literatura en las redes. Que ama las redes, le encanta Internet, empezó chateando en ICQ: “Era alucinante porque nadie sabía dónde estaba o quién era. Podía inventar que era una persona adinerada o tirar cualquier bomba, salvo que tuviera intenciones de coger, y ahí tenía que ser más o menos sincera”, relata.

Cuando llegaron Facebook, Instagram y Twitter, la escritora se logueó al toque: le divierten estos soportes y además considera que son muy relevantes hoy porque todos los medios de comunicación están ahí, a la orden del día, como también está lo miserable y lo ruin de los seres humanos.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“Pero nunca podría hacer literatura ahí. Lo uso como una manera de dar un grito, que en todo caso lo es también la literatura, un grito que le pegás a la noche, al día, al amor. Pero yo no tengo tan clara la delimitación o la demarcación entre una Camila y la otra. Yo sé que son muchas, pero no tengo en claro dónde termina una y dónde comienza la otra”, apunta.

La escritora reafirma que no podría ser nunca una sola persona. Dice que ni su propia mamá la conoce. 

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

“La literatura tiene una instancia que es privada, que es para mí sola. En Twitter eso no pasa y cada vez tengo más conciencia de eso, de que es más una especie de exhibicionismo, de pornografía del lenguaje, que la literatura no tiene al menos en su génesis”, explica.

Sosa Villada dice que cada día es más consciente de la exposición que genera su actividad en Twitter, en donde levantan su contenido para escribir una nota y enfrentarla a la diputada santafesina Amalia Granata o hablar sobre un tuit algo erótico que refiere a los músculos del actor Esteban Lamothe. Unos días atrás, volvió de un viaje y tuiteó el siguiente diálogo:

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

El tuit generó un revuelo en las redes sociales y a raíz de este mensaje la contactó Florencia Carignano, la directora nacional de Migraciones, para profundizar sobre la situación y ejercer algún tipo de sanción a quien la había tratado de esta manera en el aeropuerto.

“Me sentí fatal con el pibe, si yo lo conté como una anécdota. ¿Cómo voy a querer que lo reten? Si hubiera sido una situación violenta en serio, el tuit hubiera sido distinto. En realidad, me siento agredida por un mundo, en todo caso, que todavía necesita aclarar algo de la apariencia que no le cierra”, explica.

"Ahora tengo una mirada que es literaria sobre esa vida. Una especie de cursilería alrededor de las luchas que libran las personas contra la pobreza. No es una mirada activista ni política, ni de interés social. Es exclusivamente literaria, poética, del orden de la belleza y del orden del horror. Creo que no estamos acostumbrados a leer cosas que vengan de otras regiones que no sean la clase media porteña. Todo está anclado en Buenos Aires y en una clase, y lo que se sale de eso es mirado como algo extrañísimo. ¿Cómo se merienda en el campo antes de salir a defender tu casa de unos maleantes? ¿Cómo se baña una persona que no tiene agua caliente? Hay todo un ejercicio literario, una descripción, un movimiento que me parece interesantísimo en esos rituales. No voy a escribir sobre reuniones de mi madre con sus amigas jugando al bridge, porque no sé nada. Escribo sobre lo que sé", concluyó.

Te puede interesar

Sosa Villada colmó el Teatro Real para presentar su libro

Camila Sosa Villada llega con su nuevo libro de cuentos

Un libro que ayuda a los padres a entender el ciberespacio

Lo último

Milei cerrará el Ministerio de la Mujer si es presidente

9 frases de "Inundación", el libro premiado de Almeida

Llega la tercera Feria del Libro a Rosario: cuándo y será

Eugenia Almeida la rompe con un policial con toque cordobés