×
Cadena 3

Autores locales

Daniel Salzano, el poeta que más amó Córdoba

Escritor y poeta, su pluma se convirtió en puntal fundamental de una Córdoba que se animaba a mirar al mundo desde su propia impronta. 

04/12/2021 | 06:33

Daniel Salzano hubiera cumplido 80 años este año. Escritor y poeta, su pluma se convirtió en puntal fundamental de una Córdoba que se animaba a mirar al mundo desde su propia impronta. 

Si bien es conocido por sus poemas, muchos de ellos hechos canciones por Jairo, sus libros y sus notas en La Voz del Interior, su acción como gestor cultural no fue menos importante, como resaltó en diálogo con Entre Líneas Marchiaro, secretario de Cultura de Córdoba.

/Inicio Código Embebido/

/Fin Código Embebido/

"Era un escritor que se dirigía a los peatones, a los caminantes, al hincha de Talleres, a todas estas personas que de alguna u otra forma componen el ser cordobés", destacó el funcionario. 

Creó y promovió diversos lugares, como El Cineclub municipal, el Centro Cultural España Córdoba, la Editorial Las Nuestras del Espacio Cultural Museo de las Mujeres; entre otros, Hoye, el café Sorocabana, donde siempre se pedía una lágrima, lo recuerda con una estatua en su honor.

La Municipalidad de Córdoba lo homenajea este viernes con una visita guiada a las 19 y a las 20 desde la Oficina de Información Turística, ubicada en el Cabildo.

Tres poemas de amigos, libros y Córdoba

El lugar donde nacimos

Y la última oración de la noche / señoras y señores / es para una postal de Sergio Pardi en la que dos palos borrachos / florecidos / se apoderan con modales tropicales del paisaje de la calle Chacabuco.

Adviértase que de Pardi / es la única del lote / que en lugar de permanecer sobre el vidrio de la mesa de luz / está debajo / lo cual quiere decir / que Córdoba se mira, pero no se toca.

Y es que aquí / no muy lejos de aquí / está el lugar donde nacimos y también aquí / no muy lejos de aquí / está el lugar donde seguramente moriremos.

Aquí aprendimos a cabecear / multiplicar / dividir / aquí vimos a la ballena Moby Dick exhibida bajo el techo de una carpa y mientras el Comet IV se aproximaba trazando en el aire la fina raya de un pijama / Recorrimos el camino a Pajas Blancas / en una moto de 98 cilindradas. Aquí tomamos contacto con los días claros / con los años / con el agua / con los lunes / con el nitrógeno / y el otoño / y el famoso viento del amor / oh cuánto amore por Castro Barros / por Laprida / por Güemes / y por Patria.

Aquí aprendimos lo que es la sangre / el color amarillo / las fogatas / los higos / las pedradas / la batalla de Oncativo / las Ponce / las hermanas de las Ponce / y el perro de lata de la Seccional 8va. 

Oh ciudad / pregunto / mientras me voy desnudando como un niño cada vez más viejo / ¿qué lugar ocupé en tu corazón?

Ando bien

De amigos ando bien / Supongamos que estoy en un bar / rodeado de sillas / ¿Qué hora tiene mozo? / Son las once y diez / ¿Qué hora tiene mozo? / Son las once y veintitrés / De amigos ando bien / pero son las doce menos cinco / y las sillas siguen vacías.

De libros ando bien / en eso las cosas no han cambiado / sigo calentándome / con libros / debajo de las sábanas / Estoy esperando / ir al psicoanalista / para darle mi opinión: / duermo con libros / doctor / porque soy un niño / de sesenta años / que le teme a la ignorancia.

De penas ando bien / las penas se meten en la vida / a una cierta edad / y van aumentando de peso / Cuando digo que de penas ando bien / quiero decir que me usan el champú / el teléfono / y me ocupan el sillón / como Clint Eastwood / con las botas encima de la mesa.

De penas ando bien / y de lluvias / también / Podría describir / con lujo de detalles / cómo quedan las botas de la pena / después de pisar el agua de la lluvia / Ando bien / en serio / ando muy bien.

De sueños ando bien / cuando no sueño que reparto besos al voleo / es que viene el chico de La isla del tesoro y me pregunta no se qué cosa / quiero decir que de pibes ando bien / De penas ando bien / Y de ausencias: / en el diario busco la página de los muertos / y paso la yema del pulgar / sobre las palabras / y las fotos.

De fotos ando bien / Tengo una de Orson Welles / otra del Pato Donald / y una del año 1983 / en la que salgo / después de las elecciones / levantando los brazos / oé oé oé / Del corazón en cambio / no ando bien / me parezco al cieguito / que vende lotería / en la puerta de Barujel / tengo el 77 / los puñales / tengo el 18 / la sangre.

Aleixandre vale cinco

Para escribir una crónica sobre el Día del Libro / lo primero que hay que hacer es / pegarle un par de gritos a la máquina / para que escriba sola / Tarzán tardó 15 años en lograr que el elefante Tantor / moviera las orejas al mismo tiempo que la cola / ¡¡Uge Tantor!! / a ese tipo de grito me refiero.

Lo segundo es ir a la biblioteca Vélez Sársfield / elegir trescientos libros / y levantar una pared / les diré cuáles / dos de Marechal / uno de William Saroyan / otro de Salinger / mil doscientos versos de Girondo / y el párrafo final de El Gran Gatsby / “Y así vamos adelante, botes que reman contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado”.

En lo que respecta a la crónica propiamente dicha / adviértase que prorrateando el millón de pasos cuadrados que mide esta ciudad / entre sus 1.480.034 habitantes / arroja un resultado de cinco libros por cabeza / Roberto Arlt vale dos / Cervantes vale tres / Macondo vale cuatro / y Vicente Aleixandre vale cinco / Aleixandre era el que decía: / “las estrellas se apagan / ah / no me veo”.

Oh / por favor / no vayan a pensar que soy un coleccionista / los coleccionistas de libros / antes de acostarse / doblan los pantalones por la raya / acomodan un mocasín al lado del otro / y sacuden el polvo de los libros a golpes de plumero / a los libros no se los golpea / a los libros / cuando tienen miedo de morir / se los saca a pasear / y se les habla / ésta es la calle Rivera Indarte / librito / éste es el Banco de la Nación Argentina / librito / Córdoba tiene 1.480.034 habitantes / librito / y todos necesitan un poco de ternura. 

Te puede interesar

Recorré Córdoba con Daniel Salzano en La Noche de los Museos

Quién fue la princesa que vivió en el sur cordobés

Tres tips para ser más creativos, de Facundo Arena

Lo último

Convivió con piratas y escribió un libro que llegó a Netflix

"Métanle caño": Así fueron las últimas horas de Cabezas

Un libro reveló un aberrante incesto en la élite francesa

Tamara Tenenbaum cuenta su dura infancia en su nueva novela